As de corazones

23/04/2017

No puedo. La carta está sobre la mesa y no hay as bajo la manga que pueda ayudar a escapar. Ese comodín ha sido utilizado muchas veces con éxito y mesura, pero es hora de voltear la senda. De asmiliar, aceptar, defender y gritar. Estar orgulloso, saltar como lo haría un puma ávido por cazar a su presa y/o sentirse libre en su bioma natural. No podemos volver atrás porque ayer éramos personas distintas. ¿Lo éramos? Y lo era. Como bien dijo Dumbledore “tiempos difíciles se acercan Harry. Muy pronto todos tendremos que decidir entre lo que es correcto y lo que es fácil”. Pero ¿qué es lo correcto? Sinceramente, jugar la última carta: un as de corazones que ha marcado un punto y seguido en esta, nuestra historia.

Anuncios