Vivencias

08/11/2015

Hace un año me encontraba a eso de las 12:15 de la noche con la siguiente estampa. Yo, el burro primero, acostado en mi cama intentado dormir. Mi room-mate, un chico de la India, tirado encima mía en plan “¡Ay! Qué cansado estoy”. En la puerta una pareja de amantes casi en pelotas. Él en calzoncillos y ella recién salida de la ducha con una toalla que le tapaba lo justo y necesario. Mientras él, secador en mano, intentaba arreglar el iPhone mojado de la susodicha amante, ella se lavaba tranquilamente los dientes apoyada en el marco de la puerta. Tras ellos apareció, al más puro estilo Speedy Gonzales, un compañero inglés en chándal bebiendo una cerveza y corriendo escaleras abajo. A todo esto tengo que sumar que en la habitación del fondo y con la puerta entreabierta pude ver a un nuevo chico chino, haciendo yoga y estiramientos encima de la cama.

Todo parecido con la realidad, no es pura coincidencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: