Confundido

03/07/2015

No me confundas a mi“. Así rezaba el último mensaje que recibí de ti, una frase que negaba lo innegable, que más que evitar, confirmaba una situación que para nada merecíamos ninguno de los dos, porque la cobardía se hizo protagonista de tu persona y dejando a un lado el dolor ajeno, ni siquiera tolerabas escuchar lo que realmente sentías. Han pasado ya muchos años y a pesar de que tus palabras me desgarraron desmesuradamente por dentro, ellas siguen grabadas en mi para recordarme el amargo sabor de un te quiero no dicho y ridículamente disfrazado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: