Mi propio delirio

07/06/2014

La última vez que me mudé, tuve que hacer una serie de compras para renovar ciertas cosas que me encontré en mi nueva habitación. Siempre lo hago. Me gusta darle un empujón emocional a mi nuevo hábitat y hacerlo más cercano a mi. Ya sabéis, por aquello del período de adaptación. En este caso os vengo a hablar de un cuadro que cuelga sobre mi pared y que puedo ver mientras yazco sobre mi cama. No tiene mucho misterio. En él vemos una playa con la siguiente frase:

Memories made at beach last a lifetime

Me identifica tanto. La frase cala hondo en mí y los colores pasteles inundan mi habitación de blancas paredes. Es una playa de arena blanca y a pesar de ser un día parcialmente nublado, el cielo celeste es el protagonista. No hay nadie. Las olas rompen en la orilla, creando una fantosmia catártica que me acogota con pasión y me hace volar a mis más profundos recuerdos, a mi abismal deseo de estar allí tumbado, disfrutando del sol y de la brisa marinera.

Pero me conformo con estar tumbado en mi cama y dejar volar mi imaginación, mientras escucho llover ahí fuera. Ese instante llegará, pero de momento, me regodeo en el eco de mi propio delirio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: