Hazlo

04/05/2014

Todo pasa demasiado rápido y a la misma vez va excesivamente lento. Aunque realmente ni lo uno, ni lo otro. Cada cosa pasa en su justa medida, en la medida que ellas quieren ocurrir, o quizás, en la medida que dejamos que ocurran. No existe límite en el tiempo. Quiero llevar a cabo más cosas de las que ahora mismo puedo. Aunque querer es poder; dicen. Entonces, ¿Qué es lo que me frena? No eres tu, tampoco soy yo ¿Quién es? ¿A quién hay que culpar? ¿Es culpar a otros una recompensa? Creo que no. De hecho no lo creo; simplemente no lo es.

Sabes que ese no es el camino, pero es la opción que tienes más cerca. Ciertamente, ni siquiera confías en que algo bueno te pueda aportar, pero ahí sigues. Al menos te distraes y despejas la mente. Pero no es lo que quieres. No es el camino para conseguir tus metas ¿Pero cuál es?

¿Quién puede darte las respuestas a todas tus preguntas?

Cuando eres pequeño todo es más fácil. Un simple beso en tus heridas lo cura todo. Aunque si lo piensas bien, tampoco estamos tan lejos ahora. La cosa es, ¿el beso de quién?

Encima te confundes. Te dicen que es así, pero lo sientes asá, aunque dudas de si es así. Porque así lo sientes también, pero no te creen. Y mientras así pasan las cosas, asá te da vida, te deja sudar y disfrutar de efímeros momentos. Que a pesar de ser pseudo-momentos de felicidad, te valen. Pero ¿cuál es el valor de las cosas? ¿Quién decide estas escalas?

Nada importa. Solamente ser feliz y disfrutar. Hazlo. Es con eso con lo que te vas a quedar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: