Raros

23/11/2017

raro, ra

Del lat. rarus.
1. adj. Que se comporta de un modo inhabitual.
2. adj. Extraordinario, poco común o frecuente.
3. adj. Escaso en su clase o especie.
4. adj. Insigne, sobresaliente o excelente en su línea.
5. adj. Extravagante de genio o de comportamiento y propenso a singularizarse.

Sé diferente. Contesta diferente. Actúa diferente. Sé el raro. Es la única manera de empezar a cambiar las cosas. De crear un sendero hacia lo divergente. 10 años dicen. 10 años es lo que necesita una sociedad para consolidar cambios en los prejuicios y estereotipos establecidos. Pero, ¿son más o menos? ¿De quién depende? No importa. Sigue siendo el raro, porque la semilla que estás sembrando, creará un fruto que seguirá medrando. Continua siendo el raro, esos que bailan mientras esperan el tren o incluso llegan a hablar a la persona desconocida que se sientan con ellos en el tren. Sí, esto ya es de raros.

Nos gusta ser raros, aunque raramente seamos raros.

Anuncios

“…

It’s the smallest things that can tip you over the edge but it is also the small random acts of kindness that mean the most.

Thank you for thinking of me. xxx”

 

30 minutos

13/05/2017

“‘A veces, 30 minutos es más que suficiente”

Fue algo circunstancial pero intenso. “30 minutos sin más” de armonía emocional con calidad en los besos y en las llamadas. ¿Qué pasó? Todo empezó a desinflarse a un ritmo lento pero imparable. Con el pecho encogido empiezas a hacerte pequeñito cuando eso tan especial que tenéis pasa de una intermitencia a un apagón fulminante. Pero esto no fue para nada una sorpresa. Nuestras sendas se separaron en ese momento en el que tirados en la cama hablábamos cogidos de la mano, pero de caminos diferentes. Siempre pasa, unos vienen, otros se van, pocos se quedan y vuelta a empezar. Personas que sin proponérselo marcan un momento circunstancial en nuestras vidas que termina con una mirada sincera y cariñosa y un apenado adiós que, fulminante, acaba con los hasta mañana.

Te necesité. Me necesitaste. Gracias por todo lo compartido. Es lo único que se puede hacer en este momento. Empaparse de los recuerdos, de los besos en la nuca y las respiraciones unísonas. Porque hubo un momento que actuamos al unísono para caminar juntos, un camino que se separa y se cubre de niebla allá en la lejanía. Pero ¿se vuelven a cruzar?